30 mayo 2016

Mi madre.


Es alta y guapa. Siempre lo ha sido, esa belleza del sur, morena y de ojos oscuros.
Es alegre, simpática y sonriente. Una eterna sonrisa en los labios.
Es habladora y guasona.
Es luchadora y valiente.
Es cariñosa incluso cuando no nos lo merecemos.
Es estilosa, coqueta y presumida.
Es bailonga.
Tiene grandes valores: respeto, amor, tolerancia, perdón.
Es cuidadora; mamá gallina.
Es muy divertida.
Es dura, fuerte, y la vida la ha puesto a prueba demasiadas veces…
Es entregada y apasionada.
Es una abuela muy molona.
Es generosa, disfruta dando tiempo y amor.
Es el hombro en el que consolarse, que te recibe con un reconfortante abrazo.
Es sabia y un poco bruja.
Es olvidadiza.
Es casa, hogar.
Es el pilar de la familia.
La matriarca.
La que hace que todo funcione, que seamos piña aunque diluvie.
Es Mamá, Mami, Vieji, Bonita, Vieille, Abuela, La Anciana, Abuela Pelleja.

Y aunque no los aparente porque luce estupenda -no es sólo amor de hija-, ya le caen 60.

¡Muchas felicidades, mami!
¡Te queremos tanto y tan fuerte!

26 mayo 2016

Amanecedario.


Amanecer. Abrir un ojo; después, el otro.
Bostezar hasta sentir la mandíbula dolorida.
Carraspear intentando encontrar una voz, la nuestra, que sigue dormida.
Desperezarse, tratar de dejar atrás el pegajoso mundo de los sueños.
Estirarse hasta que la sangre circule por cada músculo.
Forcejear con las mantas, que parecen adheridas a nuestra piel.
Gatear hasta el borde de la cama, el abismo de un nuevo día.
Hundir la cabeza bajo la almohada, un fracaso estrepitoso.
Intentarlo una segunda vez. Abrir un ojo; después, el otro…
Juntar la fuerza de voluntad, desperdigada entre los pliegues de las sábanas.
Kilómetro cero, seguimos en el punto de partida: amanecer.
Levantarse, un pie fuera de la cama -mejor el derecho-.
Maniobrar con las zapatillas, cada una en su sitio.
¡No, estaban al revés! Pie izquierdo en zapatilla izquierda. Pie derecho en zapatilla derecha.
Oscilar varias veces hasta conseguir la verticalidad.
Partir de la habitación y enfilar el pasillo.
Quedarse quieto buscando un punto de apoyo en la pared.
Recobrar los sentidos perdidos. ¿Acaso me he vuelto a dormir?
Seguir caminando, sin rumbo aparente, por un pasillo que se alarga a cada paso.
Tropezarse con la alfombra. Cuántos peligros acechan a una mente adormilada.
Ubicada la cocina, procedemos.
Vaso de agua de trago.
¿Whisky? Mejor un café doble. Triple tal vez.
Xantocromía dental, demasiada cafeína, demasiadas mañanas…
Yerma la mente de ideas pero, al fin, también de sueño.
Zambullirse en otro día. Un nuevo día. Un día igual.

23 mayo 2016

Más webs de Carlo.

Después de la primera entrega de las webs de Carlo, la mejor y más eficaz rastreadora de ropa para niños y bebés, presentamos la segunda parte, con webs mucho más secretas que harán las delicias de todas las madres enamoradas del shopping infantil on-line.

Una selección discreta de ropa sport básica -camisetas, sudaderas, vestidos de algodón- con buen gusto y precios razonables.



Ropa de niño y niña muy especial, con colores divertidos pero discretos y estampados muy chulos. Tienen también calzado, accesorios, decoración… Todo lo que quieras para ellos pequeños podrás encontrarlo aquí.
Una web para llevar a los más pequeños a la última pero, claro, habrá que ampliar un poco el presupuesto o rebuscar en su outlet.


Ropa para bebé en colores neutros y apetecibles, conjuntos de punto, peleles, ranitas, chaquetitas… Sencillo pero con mucho gusto, muy bebés de Bilbao.
Los precios no son los más económicos pero sus propuestas son realmente tentadoras.


El reino del punto inglés, ya sea el clásico jersey de shetland -el de la greca de toda la vida que picaba que se mataba- o modelos más actualizados de rayas y con capucha.
Pero hablamos de cashmere y de libras, así que los precios suben un montón. Eso sí, nunca abrazar a nuestras criaturas será tan gustoso.


Preciosos y originales bañadores para los más pequeños: bóxer o short elástico para niño y braguita o entero para niñas.
Me encantan sus diseños y, lo mejor, que pueden ir iguales por un precio muy razonable.



Seguiremos muy atentas a los descubrimientos de Carlo en el ciberespacio.

19 mayo 2016

Por qué leo.


Leo para evadirme.
Leo porque disfruto.
Leo como premio.
Leo para conciliar el sueño.
Leo porque me lo pide el cuerpo.
Leo incluso agotada.
Leo porque lo he visto siempre en casa.
Leo para no pensar.
Leo como una yonqui.
Leo para no perder el hábito.
Leo porque me divierto.
Leo y sé que mañana tendré sueño.
Leo porque no puedo evitarlo.
Leo para relajarme.
Leo porque he conseguido ganarle el pulso al día.
Leo para estar acompañada.
Leo por compulsión.
Leo como rutina.
Leo para saborear el silencio.
Leo como acto reflejo.
Leo aunque sea tardísimo.
Leo para tener una historia a la que volver cada noche.
Leo hasta mucho más tarde de lo que debería.
Leo para recrearme en la paz que reina por fin en casa.
Leo porque me encanta estar enganchada a una novela.
Leo aunque esté perdiendo completamente el hilo de la historia.
Leo incluso con una cerveza de más.
Leo aunque tenga que releer lo mismo al día siguiente porque no me estoy quedando con nada.
Leo sin tener muy claro quién era Silje Harbrujdsten ni qué pintaba en la historia.
Leo bodrios.
Leo cosas mejores.

Pero siempre leo.

16 mayo 2016

Los misterios de los programas de reformas.

A los que veis programas de reformas de casas -en Canadá, porque siempre son allí-, ¿no os parece que hay cosas que no cuadran?


  • El precio de un adosado de 250 metros con jardín en un barrio residencial a 10 minutos del centro de Vancouver puede oscilar entre los 250.000$ y el 1.500.000$.
  • Dos profesores de primaria tienen un presupuesto de un millón de dólares para su nueva casa.
  • Un neurocirujano y una dentista llevan dos años y medio viviendo en la habitación de invitados de una prima con su bebé en el armario porque no encuentran casa.
  • A una familia que espera su segundo hijo se le ha quedado pequeño su chalet de 350 metros cuadrados, 4 habitaciones, 3 baños, cocina, dos salones, sótano reformado y tropecientas hectáreas de jardín.
  • 100.000$ son suficientes para hacer una reforma integral de la casa en tres semanas.
  • Con 20.000$ llega justo para alicatar un aseo.
  • No tienen falta de espacio, son unos desordenados con todos los juguetes y zapatos tirados por ahí.
  • Se van a gastar una fortuna pero 1.000$ más supone un desequilibrio presupuestario inabarcable.
  • Ningún comprador es capaz de ver las posibilidades de una casa si hay que pintar el salón de otro color.
  • Los propietarios no han pensado que para vender, ordenarla un poco sería una buena idea.
  • Una cocina sin isla es un sacrilegio, ¡nadie compraría nunca una casa en semejantes condiciones!
  • El mobiliario ochentero, que se va a ir con sus dueños, es motivo suficiente para no adquirir.
  • Todos necesitan una cocina de espacio abierto que dé al salón con chimenea porque reciben a muchísimos invitados y les gustaría poder hablar con ellos mientras hacen la cena. ¡Les encanta recibir a gente en casa!
  • Es indispensable que las camas tengan cuatro filas de cojines y almohadones.
  • La diferencia entre unas cortinas de dudoso gusto y unas maravillosas es, muchas veces, un misterio inescrutable.
  • Cambiar el tirador de unos armarios es equivalente a hacer una reforma de la cocina.
  • Dos hornos son un extra alucinante.
  • Una carretera en el vecindario es un peligro mortal para los niños.
  • No sé por qué las piscinas ocupando todo el jardín son una buena idea en Canadá.
  • ¿Por qué los mismos que son incapaces de dejar su casa un poco recogida para la venta son los compradores más quisquillosos?


Y éstas han sido mis conclusiones hasta la fecha.
Si por casualidad consigo entender el mercado inmobiliario canadiense, ya os informaré.

12 mayo 2016

El increíble Astillaman.

Ahora, nuestro superhéroe favorito ya tiene súper-traje.

Así es el increíble Astillaman según su creador.


Y está a la altura de los grandes, que se ha echado de compañero de batallas a Ironman.


Poco puedo añadir…

09 mayo 2016

Razones de peso para no quitar una astilla.

  • No me duele.
  • Me gusta.
  • Me vas a hacer daño.
  • Me hace compañía.
  • Es guay tener una astilla.
  • No me molesta nada de nada.
  • Es que la echaré de menos.
  • Es una más de la familia.
  • Con ella corro más rápido.
  • Me va a dar pena si no la tengo.
  • ¡Soy Astillaman!
  • Tengo súperpoderes de astilla.
  • Torbellino de astilla.
  • Escudo de astilla.
  • Remolino de astilla.
  • Rayo destructor de astilla.
  • Si me la quitas, perderé mis poderes.
  • Me gusta ser ¡Astillaman!



Y tres semanas después, mientras Mamaléfica corría pinza en ristre dispuesta a acabar definitivamente con Astillaman, la astilla se cayó sola.
Nunca la encontramos.

El final de nuestro superhéroe no estuvo a la altura, demasiado sencillo para tanto derroche imaginativo.

05 mayo 2016

Atrapados por las redes.

Parecía una buena idea: conectar con tu gente.
Las formas de hacerlo se fueron ampliando, extendiendo, expandiendo y han terminado por colonizar casi todo nuestro tiempo. Gracias a la nueva era de la comunicación, ahora formamos parte de media docena de redes sociales que hay que mirar, actualizar, comentar. No sé el resto, pero yo estoy un poco hasta los huevos de vivir pendiente de la conexión.


Un chat está fenomenal aunque nos hemos acostumbrado tanto a que los mensajes sean suficientes que, tal vez, estemos dejando de lado el contacto tradicional: cuando veías a la otra persona, y no porque te enviara un selfie con su último modelito, cuando escuchabas sin tener que pulsar al play -claro que tampoco puedes usar el stop…-, cuando charlabas de lo divino y de lo humano, sin necesidad de flamencas, tacones, ni emoticonos para aclarar que era una broma.
¡Qué tiempos!

Facebook
Es como sentarse en la plaza del pueblo un domingo después de misa. Un ver y dejarse ver entre gente que te suena de algo pero que aquí tienen estatus de amigo -¡cómo se ha devaluado el concepto!-. Eso sí, hay que estar siempre de punta en blanco y con una gran sonrisa, que allí se va a cotillear. Menos mal que no tengo, no tendría tiempo de compartir con el universo todas las novedades en vídeos de gatitos, las fotos de mi último viaje a República, lo feliz que soy, a la par que profunda e implicada en mogollón de causas.

Para que vean lo guapa que estás, lo bien que cocinas, la dieta tan sana y cool que llevas repleta de semillas y smoothies, la familia tan ideal que tienes, tu preciosa casa, tu divertida mascota, lo deportista que eres –eso sí, tienes que ser runner o yogui, que el aeróbic de toda la vida no saca tu mejor perfil-.
La vida que nos encantaría llevar, si no fuera porque el día tiene 24 horas y no hay tiempo para tanto esparcimiento.

Twitter
Un montón de chorradas en 140 caracteres. A mí me hace mucha gracia, ¡hay gente tan ingeniosa! Yo estoy allí más de miranda, echándome unas risas, pero se pasa el tiempo volando, fisgas un ratito y ha pasado una hora entre tuits. Es un agujero negro que atrae tu escaso tiempo disponible y, una vez ahí, nadie sabe exactamente qué ha sucedido pero ya son las 11:30.
Y el libro se ha quedado cerrado en la mesilla.

Pinterest
Para guardar, clasificar y archivar todas las cosas bonitas que ves por la red. Una vez que te pones a fisgar, no sabes cuánto tiempo puedes desperdiciar pineando fotos, frases motivadoras, decoración para cuando tengas un loft, dibujos, DIY por si te animas a hacer algo creativo con los muebles viejos que no tienes.
Un montón de imágenes que puede que algún día remires, o va a ser que no…

Linkedin
Porque, ¿cómo no vas a tener un perfil profesional, si tienes uno en todas las redes del universo? Eso sí, allí todo el mundo es CEO así que un simple asalariado resulta muy poco emprendedor entre tanto entusiasmo empresarial.

Correo electrónico
Un e-mail es tan poco ilusionante... Ya no se llevan las relaciones epistolares electrónicas, ahora son sólo de trabajo y para compras por internet.
Y eso si sólo tenemos una cuenta, porque encima entre la del trabajo, la personal para temas serios, la que damos para darnos de alta en webs y vaya usted a saber cuántas más, terminamos con 3 o 4 direcciones de las que estar pendiente.
Una pena, hubo un tiempo en el que recibir uno tenía su cosa, antes de las cadenas amenazantes y los Power Point de castillos.


Mejor me actualizas en directo, tomando una caña, y así te veo de perfil y de frente.
Lo de redes es porque te atrapan, ¿no?

02 mayo 2016